La fábrica
se proyecta encontrando espacios de juego y construcción. La fábrica transita en espacios públicos donde el juego se vuelve una experiencia urbana, un derecho para hacer ciudad.

La Fábrica promueve el desarrollo de conceptos de diseño, la conciencia medioambiental y la imaginación de objetos de fácil construcción y bajo costo, a través del juego y encuentros colectivos.